Hostal Rupit, S.L.

Sector de actividad
Hostelería
Año de fundación
2018
Localización
Cala d'Or
WEB
www.rupithotel.es
Redes Sociales
Facebook

En el centro urbano de Cala d’Or, una de las principales zonas turísticas de Mallorca, en 2018 abrió sus puertas el Hotel Rupit, un tres estrellas superior, tras una rehabilitación integral de un edificio construido en los años 60. Además de una profunda reforma estructural de una parte del edificio, se procedió a la demolición y reconstrucción de la parte más desmejorada del edificio. Aprovechando esta reforma integral se han implementado una serie de medidas de eficiencia energética para convertirlo en un hotel del siglo XXI, además de implantarse una operativa más moderna y flexible. El enfoque del negocio parte del planteamiento de su apertura todo el año, ayudando de esta manera a desestacionalizar la zona y apostar por un turismo más sostenible.
El hotel ofrece un servicio moderno y completo. Las habitaciones, todas con wifi gratuito, baño privado, están ampliamente equipadas con televisión, caja fuerte, espejo de aumento, secador de pelo, etc. Destaca también la decoración, con temática mallorquina. Cada habitación tiene una fotografía diferente de pequeños encantos de nuestra isla tales como la flor de almendro, los puertos de pescadores o las barracas de payeses. Las zonas comunes también están decoradas con elementos rústicos mediterráneos, acercando al visitante al estilo de vida tradicional mallorquín, sin perder en ningún momento el carácter contemporáneo del edificio.
El alojamiento incluye el desayuno en nuestro buffet mediterráneo, con una variedad de productos locales y saludables. Además, durante el día, la cafetería ofrece a los clientes la posibilidad de degustar una selección gastronómica mediterránea, o simplemente saborear una refrescante bebida en alguna de las terrazas. Cuando cierra la cafetería, el salón queda abierto a los clientes del hotel, poniendo a su disposición una zona de trabajo u ocio interior, con juegos de mesa, libros y televisión.
Los productos higiénicos y cosméticos disponibles en habitaciones y baños de zonas comunes son de origen local. Fabricados de manera sostenible, usan como base la flor de almendro con su característico aroma dulce y su suavidad al tacto.
El hotel dispone de diversas habitaciones accesibles para personas con movilidad reducida, siendo todas las zonas comunes también accesibles.
La piscina, de cloración salina para evitar el cloro químico, dispone de hidromasaje y zona jacuzzi para relajarse al máximo. Tres terrazas, dos de las cuales son exclusivas para clientes, permiten a los clientes disfrutar del aire libre sin abandonar las instalaciones. En la cubierta del edificio, un espléndido solárium permite apreciar unas maravillosas vistas de Cala d’Or. Se extiende la vista des del mar hasta las montañas de la parte más occidental Serra de Llevant, destacando Sant Salvador y el castillo de Santueri.
Para los más activos, el hotel dispone de un servicio de alquiler de bicicletas, además de nuestra zona Cycling Friendly con taller, herramientas y zona de aparcamiento interior.
El hotel y la cafetería siguen una política de sostenibilidad muy estricta. Desde las instalaciones más eficientes (incluyendo la producción de agua caliente mediante energía solar) hasta la reducción de residuos, todos los aspectos relacionados con el medio ambiente se han tenido en cuenta. Se ha minimizado al máximo el uso de plástico, especialmente aquellos de un solo uso, substituyéndolos por envases rellenables o retornables. En los casos en que no es posible evitarlos, se recicla para reducir nuestro impacto negativo sobre la isla que nos acoge. El hotel dispone también de un servicio de alquiler de botellas de agua de cristal reutilizables, que se rellenan de agua gratuitamente en la cafetería.

"Turismo sostenible en el corazón de Cala d'Or"
Empresa candidata a

Premio Empresa Turística

Al ser un hotel de siglo XXI situado en un edificio de los años 60, se podría afirmar que el Hotel Rupit es innovación desde sus cimientos. A nivel técnico, hubiera sido más sencillo construir un nuevo edificio, pero la filosofía del negocio es la de dejar atrás la cultura del “usar y tirar”. En su lugar, se intenta aprovechar cuanto se puede de la estructura original, remodelando por otra parte todas las instalaciones y el modelo de negocio. El primer paso para ello es la automatización y digitalización de los procesos básicos del hotel. Al ser un establecimiento de pequeñas dimensiones, y con una oferta limitada a alojamiento y desayuno, las demandas de personal son diferentes a las de un hotel convencional. Desde el control automatizado y optimizado de la producción de agua caliente sanitaria hasta la digitalización de los procesos de facturación y check-in, todo suma hasta conseguir un hotel 100% moderno y eficiente. De esta manera, el personal puede centrarse en garantizar al cliente una estancia excepcional, concentrando los esfuerzos en la personalización de recomendaciones turísticas, la variedad y calidad del buffet-desayuno o el funcionamiento adecuado de la logística interna.

El Hotel Rupit se caracteriza por ser innovador en muchos aspectos de su operativa. Es, por ejemplo, uno de los únicos hoteles de la zona en abrir 365 días al año y el primero de estilo hotel boutique/urbano en Cala d’Or con una temporada alta muy marcada, mientras que en invierno prácticamente queda desolado. Sin embargo, la zona dispone de muchas atracciones, sobretodo de tipo natural y cultural, disponibles todo el año. De hecho, un gran número de actividades, como por ejemplo el senderismo, ciclismo o turismo de interior, son más apropiadas para las temperaturas moderadas del invierno mediterráneo. Atraer este tipo de turismo, a largo plazo, puede llegar a equilibrar parte de las diferencias entre la temporada alta y baja. Esto es beneficioso tanto a nivel social como medioambiental, al evitar cambios bruscos de demanda de recursos naturales y personales.

Por otra parte, también destaca el hecho de ser un hotel de tipo urbano en una zona de playa. Esto viene causado por los límites espaciales marcados por el uso de un edificio antiguo. Sin embargo, se aprovecha para ofrecer otro tipo de alojamiento. Además de tener piscina y terrazas para el descanso y el ocio, también existen zonas ideales para trabajo, con acceso a salas de reuniones. Con ello se consigue una oferta de tipo “bleisure” (business + leisure = trabajo + ocio), prácticamente inexistente en la zona hasta ahora.

Por supuesto, uno de los grandes pilares del Hotel Rupit es el concepto de hotel sostenible. El edificio en sí ha sido rehabilitado teniendo en mente grandes mejoras en eficiencia energética, como el aislamiento térmico y acústico de la envolvente, sistema de clima de alta eficiencia, generación de agua caliente sanitaria mediante energía solar térmica, predominancia de la iluminación natural, iluminación artificial LED de bajo consumo, detectores de presencia, política anti-plásticos, oferta culinaria km 0 y ecológica, etc.

Se potencia también la sostenibilidad social a nivel interno al obtener productos como comida y cosméticos de productores de la isla. Por otra parte, al ofrecer cama y desayuno en una zona que destaca por una gran densidad de hoteles todo incluido, el cliente consume en establecimientos de la zona, apoyando de esta manera la economía local. La decoración y la oferta culinaria, basada plenamente en la cultura mediterránea, anima al cliente a explorar la cultura e historia mallorquina, fomentando no sólo la economía de Cala d’Or, sino de los pueblos cercanos más tradicionales.

Cala d’Or también destaca por su oferta de hoteles con animación, y ocio nocturno. El Hotel Rupit se plantea como alternativa, al ser un hotel “adults only” tranquilo y silencioso en pleno centro urbano, para fomentar el descanso de los visitantes que así lo prefieran.

Entre las propuestas y actividades recomendadas a los visitantes del Hotel Rupit, se observan sobretodo ofertas culturales, ya mencionadas antes, y de turismo activo. El turismo activo no solo es saludable, sino que frecuentemente permite apreciar mucho más el entorno paisajístico y medioambiental al estar en contacto directo con él. El levante mallorquín es ideal para actividades náuticas como kayak, windsurf, vela, paddle-surf, etc. La escalada y el psicobloc también han ganado popularidad en los últimos años, siendo la costa levantina ideal para estas actividades. Las zonas ANEI del Puig de Consolació, el Monestir de Sant Salvador y el Castell de Santueri, todas muy cercanas a Cala d’Or, son perfectas tanto para excursionistas como para ciclistas de carretera o montaña. El Parque Natural de Mondragó, a escasos 10 minutos en coche del hotel es ideal para todas estas actividades, permitiendo además disfrutar de un entorno virgen y protegido, con una gran variedad de fauna y flora autóctona.

El Hotel Rupit es un hotel Cycling Friendly, con su propio taller y zona de aparcamiento de bicicletas interior. El turismo ciclista en Mallorca se ha popularizado sobretodo por la Serra de Tramuntana, por sus características orográficas ideales para el entrenamiento de ciclistas de competición. Sin embargo, la costa Sur-Este de la isla no tiene nada que envidiarle. Montes de diferentes alturas, caminos costeros y el Pla, la variedad geográfica de la zona ofrece rutas de entrenamiento para todas las necesidades. Este tipo de turismo no solamente participa en la desestacionalización, sino que también tiene el potencial de concienciar al cliente y potenciar su respeto hacia el medio ambiente.

Estos elementos son algunos de los más destacables que hacen del Hotel Rupit un negocio innovador. Con la idea principal de mejorar y equilibrar la oferta turística de Cala d’Or, este pequeño establecimiento también aprovecha esta oportunidad para reivindicar un turismo más sostenible a nivel social y medioambiental, rompiendo con el modelo clásico de sol y playa y todo incluido. Apuesta de esta manera por el turismo ecológico, tanto de descanso como activo, implicando a los visitantes en la cultura y la naturaleza del Sur-Este mallorquín.

Premio Sostenibilidad

El edificio donde ahora se encuentra el Hotel Rupit, albergaba desde los años 60 un antiguo hostal de una estrella (Hostal Bienvenidos), en un edificio viejo, obsoleto y abandonado. El viejo hostal había cerrado sus puertas unos cuatro años antes. Previo a la apertura del nuevo Hotel, y además de una profunda reforma estructural de una parte del edificio, se procedió a la demolición y reconstrucción de la parte más desmejorada del edificio. Aprovechando esta reforma integral se han implementado una serie de medidas de eficiencia energética para convertirlo en un hotel del siglo XXI. El enfoque del negocio parte del planteamiento de su apertura todo el año, ayudando de esta manera a desestacionalizar la zona y apostar por un turismo más sostenible y equilibrado. Las medidas de eficiencia energética y sostenibilidad más importantes se detallan a continuación:

1) Medidas de ahorro térmico:
Durante el estudio inicial del estado del edificio, se detectó una inconsistencia notable en la envolvente del edificio, debido al uso de diferentes técnicas utilizadas en las diferentes fases constructivas del edificio original, utilizando, según la fase constructiva marés, o bloque italiano. La cubierta, por su parte no tenía ningún tipo de aislamiento térmico. Ni los paramentos verticales ni la cubierta tenían ni el grosor suficiente, ni un material idóneo para aislar satisfactoriamente al interior del edificio y sus habitaciones de las condiciones climáticas exteriores. Por otra parte, las puertas exteriores de las habitaciones y zonas nobles del edificio, aún cuando disponían de persianas mallorquinas, eran todos de madera ligera con un acristalamiento simple. En la reforma se procedió a aislar térmica y acústicamente toda la envolvente del edificio (fachadas, cubierta, puertas y ventanas), aplicando en las fachadas existentes el método de Sistema de Aislamiento Térmico Exterior (SATE), cambiando los cristales por equivalentes dobles y la carpintería por marcos con rotura de puente térmico.
El aislamiento de la envolvente y las aperturas del edificio ha resultado en una reducción más que notable de las pérdidas de calor en invierno y las ganancias de calor en verano. El ahorro energético efectivo total derivado de esta medida se ve, además mejorado por la sectorización del edificio que se ha llevado a cabo.

a) Medidas activas de ahorro energético
•Recuperación de calor en el sistema de ventilación
•Instalación de sistema de colectores solares para cubrir hasta el 67% de las necesidades de agua caliente sanitaria del edificio. La mitad de las placas se han instalado con la inclinación óptima para la generación de ACS en verano, mientras que la otra mitad se han instalado con inclinación óptima de invierno, para obtener una producción más eficiente durante todo el año.
•Instalación de dos calderas de condensación de alta eficiencia a gas natural para cubrir la demanda restante de ACS. La instalación de dos equipos de menor capacidad permite un funcionamiento modular, con más horas de uso en rendimiento óptimo.
•Sistema de control por temperatura y hora del sistema de ACS para evitar el uso innecesario de calderas.
•Instalación de dos depósitos verticales estratificados de ACS para maximizar el aprovechamiento de la producción de ACS de origen solar. El uso de dos depósitos permite dejar operativo solamente uno en temporada baja, cuando la demanda (y también la producción solar) sea menor, y así optimizar la instalación. De esta manera se minimizan las pérdidas térmicas y se evita el uso innecesario de las calderas.
•Sectorización del edificio para la optimización de los recursos en temporada baja. Por ejemplo, en el sistema de clima y en la recirculación de agua para evitar la pérdida energética de los gases refrigerantes y del ACS en periodos de baja ocupación se pueden cerrar en zonas del hotel sin uso con el consiguiente ahorro energético.

b) Medidas de eficiencia pasiva
•Aprovechamiento de la ventilación por convección natural, con la distribución estratégica de escaleras y aperturas.
•Uso de ventilación natural en zonas comunes para minimizar la aportación de aire acondicionado. Consiguiente concienciación del personal de la reducción en el uso del sistema de clima y adaptación del uniforme según la época del año.
•Uso de cortinas oscuras y de materiales termoaislantes para reducir la aportación solar en habitaciones durante el verano.

2) Medidas de ahorro eléctrico:
El edificio original se caracterizaba por sus ventanas pequeñas para reducir la aportación solar en verano. A pesar de sus ventajas térmicas, implicaba una mayor demanda eléctrica para la iluminación artificial del edificio. Las medidas implementadas en iluminación son:
•Ampliación del área acristalada del edificio, con ventanas de mayor tamaño, colocadas estratégicamente. Esto permite un mejor aprovechamiento de la iluminación natural.
•Sustitución de todas las luminarias del edificio por equivalentes LED con un consumo energético mínimo.
•Encendido de luces en zonas de paso únicamente con detección de movimiento.
•Apagado automático de los sistemas de clima en las habitaciones al abrirse las puertas de los balcones para evitar el escape de aire acondicionado y para aprovechar la ventilación natural al máximo.
•Colocación estratégica de la cámara frigorífica y el cuarto frío en la cocina para minimizar las pérdidas de frío.
•Uso de aparatos eléctricos de alta eficiencia en la cocina y el bar.
•Generación centralizada de frío para climatización, reduciendo pérdidas y optimizando la producción. El factor de diversificación permite una menor potencia total instalada.
•Uso de bombas de velocidad variable según la demanda, para reducir su consumo eléctrico y minimizar las pérdidas térmicas.
El sistema de control integral de las instalaciones del edificio permite optimizar el uso de los diferentes elementos según las condiciones climáticas y de ocupación.

3) Otras iniciativas de sostenibilidad

a) Política anti-plásticos
En el hotel se ha adoptado una estricta política anti-plásticos. Se han eliminado los plásticos de un solo uso en las habitaciones, utilizando siempre envases rellenables. En la cafetería y la cocina, se han minimizado mediante la eliminación de pajitas de plástico y sobres de azúcar entre otros, y sirviendo siempre en envases retornables. En cuanto a la comida para llevar, se sirve en envases de origen natural y 100% biodegradables.
El hotel dispone también de un servicio de alquiler de botellas de agua de cristal reutilizables, pudiéndose rellenar estas gratuitamente en la cafetería. Con esta iniciativa, se pretende reducir el número de botellas de plástico utilizadas por los clientes.

b) Filosofía km 0
La filosofía km 0 se aplica sobretodo a los productos de la cocina y la cafetería. Por ello, se prioriza siempre ofrecer productos de origen local, preferentemente de agricultura ecológica y de temporada. Sin embargo, se intenta también trasladar a otros aspectos del funcionamiento del hotel. Por ejemplo, los productos cosméticos en habitaciones y baños son fabricados en la isla utilizando métodos sostenibles y usando como ingrediente principal la flor de almendro mallorquina.

c) Concienciación:
La concienciación del personal y de los clientes del uso adecuado del edificio es esencial para su correcto desempeño energético. Por ello se debe garantizar una introducción adecuada del concepto de hotel sostenible a los usuarios, con una descripción del funcionamiento de las instalaciones para su uso óptimo. Para el personal, esto puede incluir por ejemplo la reducción del uso de ACS en la cocina durante las horas de mayor demanda por parte de los clientes o la maximización de la ventilación natural de las zonas comunes. Por parte de los clientes, la maximización de la iluminación i ventilación natural o dejar las cortinas cerradas durante las horas de sol cuando no se esté en la habitación.
Por otra parte, al ser un hotel "cycling friendly", se intenta incentivar el uso de la bicicleta para explorar la zona. Otras alternativas que se presentan al cliente son las excursiones a pie por las áreas naturales cercanas y el uso del transporte público para visitar otras partes de la isla.

El Hotel Rupit apuesta por una sostenibilidad integral de su actividad profesional. Desde su eficiencia energética y su nivel de producción de residuos, hasta la huella de carbono de la estancia en la isla de sus clientes. Por ello, continua trabajando para mejorar, planteando proyectos de corto a medio plazo para instalar energía solar fotovoltaica, mejorar su tasa de reciclaje y reducir aún más su consumo energético, entre otros.